Algunos poemas

Este abrazo al asalto

de tus ojos curvos

es un enredo cuerdo de palabras,

tu voz pensando

alrededor de mi hechuras

esa quietud loca

en tu pecho corajudo

hace de mis anhelos

un sí y un también.


 

 

Fuiste tú el azar

que envidó el juego,

sus vértigos,

sus ansias

y sus señuelo

que desatan esperanzas,

consumen alientos,

dilatan el momento

con certeza ciega.


Me quieres los ojos

de hambre deliciosa,

me quieres fuerte

me quieres de rabia

me quieres a besos

me quieres porque no esperas

me quieres como los desastres

me quieres, por supuesto

me quieres alto y claro

me quieres por donde vuelves

y así me quieres el doble.

 


 

Las palabras

son caminos ,

los silencios

son destinos.