Involuntariamente

Involuntariamente en cada parpadeo, en cada latido, en cada respiración envidio a los que están cerca de ti y ninguno lo está  más que yo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *